Pacman

1ª aparición: 21 mayo 1980

Marca: Xbox

Plataformas: XBOX ONE, XBOX 360

Apariciones:

Tipos de fantasmas de PACMAN

Este fenómeno logró colarse en el libro Guinness de los Récords como el videojuego arcade de mayor éxito en el mundo con más de 290.000 máquinas vendidas en cuestión de 6 años, desbancando así a Space Invades.  

El formato era muy diferente a lo que se veía en los juegos arcade de entonces, que prácticamente se basaban en la guerra y en el género shooter. Pacman, al contrario, era muy poco violento y muy divertido, algo que gustó mucho.

PACMAN original

El Pacman original dio mucho que hablar, por eso seguro que estarás más que familiarizado con el juego. Se basa en un personaje amarillo de lo más divertido que abre y cierra la boca constantemente para comer unas bolitas o “cocos” repartidos por todo el juego. El objetivo es conseguir el mayor número posible de puntos sin que los fantasmas lo alcancen. 

Estos fantasmas son sus mayores enemigos, de los que huye permanentemente. Ahora bien, en el juego se pueden distinguir cuatro fantasmas de personalidades muy diferentes. Lo cierto es que cada uno de ellos cuenta con una historia concreta:

  1. El fantasma amarillo se llama Clyde o Pokey, que significa lento, aunque su ritmo parece ser el mismo que el resto de sus compañeros. Lo que esta palabra sugiera es lo estúpido que es a la hora de tomar decisiones. 
  2. El fantasma azul es Inky o Bashful, que significa tímido. Su inseguridad se hace patente en el juego al alejarse de Pacman por miedo. Sin embargo, se vuelve agresivo en compañía de otros fantasmas como Pinky y Blinky. 
  3. Pinky es el fantasma rosa, conocido como Speedy o rápido, en español. Lo de veloz se refiere a la hora de tomar las decisiones acertadas. Es inteligente y analiza sus movimientos para atrapar a Pacman. Normalmente se pone de acuerdo con Blinky para hacer encerronas. 
  4. Blinky, por su parte, es el fantasma rojo. Es conocido como Shadow o sombra, en español. Sin duda, es el más agresivo y vengativo de todos, además de ser el más pesado, pues persigue a Pacman de forma frenética. 

Comecocos

Ya han pasado 30 años desde que Pacman salió al mercado. El Comecocos fue su segundo hombre en España, término que aún se utiliza bastante. Fue bien recibido por la crítica y el público a principios de los ochenta. 

Cuando su creador, Toru Iwatani, se enteró de cómo llamábamos a su juego en España, se quedó gratamente sorprendido. Junto con su personaje, se convirtió en alguien influyente que no paraba de narrar la historia del nacimiento de Pacman. Lo cierto es que surgió de la manera más curiosa. 

El personaje amarillo se zampa todo lo que pilla, tanto los “cocos” más grandes como los más pequeños. Su apetito es voraz salvo que se tope con los terribles fantasmas que deberá evitar a toda costa. El jugador deberá guiar a Pacman por un laberinto y poner a prueba sus reflejos para que no se acabe el juego. ¿El objetivo? Obtener la mejor puntuación a través de su gran avidez. ¿Acaso podríamos haber encontrado apodo mejor que Comecocos? 

El pasado siempre vuelve o al menos eso es lo que dicen y aún es posible jugar al Comecocos. Muchas plataformas online ofrecen la posibilidad, utilizando las flechas de dirección del teclado para hacer que se mueva.  

Creador de Pacman

Toru Iwatani visitó Barcelona en 2017 con motivo de la Feria Barcelona Games World. Estuvo invitado al evento y su presencia creó expectación ante el público. 

Son muchas las anécdotas que se pueden contar acerca de Pacman, aunque durante este evento le preguntaron si cambiaría algo del famoso juego. Iwatani tenía muy claro que hoy por hoy no cambiaría nada en absoluto, calificando la primer versión como perfecta. 

Oportunidades tuvo tras crear Pac-Land, Pac-Manía o Pac-World. Si no lo hizo entonces, está claro que Pacman es su niño mimado, sintiéndose muy orgulloso de su creación. De cualquier forma, la idea de donde partió el proyecto no es demasiado idílica, aunque sí curiosa. 

Iwatani explicó que, en los ochenta, en las salas recreativas en Japón solo había hombres. Su empresa pensó que era necesario crear un juego para que las chicas tuvieran también su lugar a través de juegos que no se basaran en la lucha. 

El equipo tenía algunas ideas al respecto y decidieron desarrollarlas pidiendo pizza para comer juntos en la oficina. Cuando se quitó la primera porción, Toru miró la pizza y automáticamente le vino a la mente la imagen del futuro Pac-man.  

Hoy día, el director de Namco se encuentra alejado en la creación de videojuegos. En los últimos años, su labor ha consistido en investigar otras formas de juego, además de ejercer de profesor en la Universidad Politécnica de Tokio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *