Activision

Activision es un desarrollador de videojuegos estadounidense. Se fundó en octubre de 1978, así que podemos decir que fue pionero en el desarrollo y distribución independiente del mundo game. Su sede estaba situada en Santa Mónica y los primeros productos que sacó al mercado fueron los cartuchos para la videoconsola Atari 2600

Actualmente ocupa un lugar privilegiado dentro de los desarrolladores más conocidos a nivel mundial, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que fue el creador de Call of Duty. De hecho, a nivel de distribución es la tercera compañía más importante. 

La historia de ACTIVISION

 

La primera Activision de 1981 a 1992

Antes de Activision, los videojuegos eran publicados y lanzados únicamente por los fabricantes de aquellos sistemas o dispositivos para los que habían sido ideados. De esa forma, la compañía Atari solo se tenía así misma para distribuir los juegos para su consola Atari 2600

Esto suponía un verdadero quebradero de cabeza para los desarrolladores de juegos al no recibir ningún tipo de compensación por los juegos que apenas vendían. De hecho, algunos programadores decidieron tirar la toalla tras presenciar cómo algunos juegos lograban alcanzar su meta y convertirse en verdaderos éxitos de ventas.  

Así, Activision se convirtió en el primer distribuidor que trabajó para la Atari 2600. La empresa se fundó por Jim Levy, un ejecutivo de la industria musical, y algunos ex programadores como Alan Miller, David Crane, Bob Whitehead y Larry Kaplan. Levy quiso adoptar esta iniciativa de distribución como estrategia de promoción para sus propios juegos y los de otros creadores. Así, a principios de los ochenta, la compañía lanzó sus primeros juegos: Dragster, Skiing, Boxing y Checkers

Ahora bien, tras la marcha de sus programadores, se iniciaron una serie de litigios legales entre ambas empresas, cuyo final no tendría lugar hasta 1982. Una vez el mercado de las consolas comenzó a decaer, la compañía tuvo que transformarse, adquiriendo empresas pequeñas y produciendo juegos para ordenadores.  

Ese mismo año, Activision lanzó al mercado Pitfall!, el título con mayor éxito de ventas para Atari 2600. La compañía ya había demostrado su validez, pero el lanzamiento de este juego le concedió mayor notoriedad. El número de copias vendidas seguía imparable, dando lugar a la revolución del género plataformas, convirtiéndose en todo un referente mundial en los ochenta.  

En el año 1985, Activision decidió fusionarse con la empresa de software Infocom. Jim Levy era entusiasta de los juegos de esta compañía y, como presentaba serios problemas, hizo lo posible para que saliera de nuevo a flote. Sin embargo, unos meses después, Levy dejó su puesto a Bruce Savis, quien no fue partidario de esta fusión y, tras realizar algunos cambios en el departamento de marketing, las ventas de los juegos bajaron estrepitosamente. 

Tras soportar pérdidas durante varios años, Activision tuvo que cerrar su estudio de Infocom en 1989. La compañía dio la oportunidad a 11 empleados de los 26 que había entonces para que se pasaran a su plantilla situada en la sede central de Silicon Valley y solo 5 de ellos aceptaron la proposición.  

Después de aquel episodio, Activision decidió implicarse en aplicaciones informáticas sin dejar apartado el mundo de los videojuegos. Esto ocurrió en 1988, de ahí que su nombre corporativo se cambiara a Mediagenic. Aquel nombre era el mejor modo de representar los diferentes campos a los que ahora se dedicaba. 

Mediagenic siguió empleando la marca Activision a la hora de lanzar sus videojuegos a diferentes plataformas, ya fuera Atari 7800, Amiga, Commodore 64, NES o Sega Master System. Ahora bien, la decisión de dedicarse a una nueva actividad llevó a la compañía a la bancarrota y a la caída de Activision. 

 

Una nueva Activision se abre camino (1992 a 2011)

 

Mediagenic fracasó y terminó reorganizándose y fusionándose con The Disc Company. La compañía logró salir de su situación de bancarrota y decidió volver a su antiguo nombre, Activision. Esto sucedió a finales de 1992, momento en el que se optó por trasladar su sede central al sur de California. 

En ese tiempo de recuperación, la empresa siguió desarrollando juegos para videoconsolas y ordenadores y, dados los pésimos resultados del pasado, decidió concentrarse únicamente en esta actividad. 

En el año 1991, Activision decidió lanzar una colección en CD-Room llamada The Lost Treasures of Infocom con 20 juegos clásicos de Infocom. Su éxito le llevó a publicar otra colección, esta vez de 11 juegos, titulada The Lost Treasures of Infocom II.

En 2003, Activision junto a otros distribuidores de videojuegos fueron investigados por sus actividades contables. La Securities and Exchange Commission decidió estudiar caso por caso para saber hasta qué punto la compañías maquillaban los resultados de cada trimestre. 

Sin embargo, esto no fue un problema, pues un año más tarde, la empresa proclamó a gritos un récord en ganancias y en 2006 obtuvo la licencia que le llevaría a desarrollar videojuegos basados en la famosa saga de James Bond. El acuerdo entre la compañía y la propietaria de los derechos, MGM, no entraría en vigor hasta 2007.

Ese mismo año, Activision se fusiona con Blizzard Entertainment, dando lugar a Activision Blizzard. Gracias a esta operación, la compañía logró apoderarse de sagas célebres como Spyro The Dragon o Crash Bandicoot

 

La llegada de Destiny, Skylanders y Call of Duty (2011-2016)

 

Activision, tras su fusión con Blizzard, estaba más fuerte que nunca y adquirió diversos estudios para poder desarrollar grandes sagas de la talla de Destiny, Skylanders y Call of Duty. A partir de aquí, la mayor parte de sus ganancias se obtuvieron gracias a las 3 franquicias.

Skylanders, Esports y otros títulos destacables (2016-2018)

Activision se posicionó como uno de los desarrolladores más populares del mercado tras el lanzamiento de Call of Duty. Sin embargo, este éxito no vendría solo y después vendría la aparición de Skylanders: Imaginators e incluso la creación de Activision Blizzard Studios, un estudio dedicado al cine y la televisión.

Este golpe bajo la mesa llevó a la compañía a trasladar sus videojuegos al cine, dando lugar a proyectos tan importantes como Academia Skylanders, una serie de tres temporadas en colaboración con Netflix, e incluso la película adaptada de Call of Duty

En 2017 llegarían Modern Warfare Remastered, Call of Duty: Infinite Warfare y la campaña de Esports. Ya en 2018, Activision imparable como estaba, lanzó una colección de remakes con Spyro Reignited Trilogy e impulsó Crash Bandicoot N. Sane Trilogy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *